Las personas con buena salud cardiovascular tienen menor riesgo de sufrir ictus y demencia.

Así lo demuestra una nueva revisión del Framingham Heart Study Offspring realizada por la American Heart Association, que revela que una buena salud cardiovascular protege contra daños cerebrovasculares que pueden provocar tanto demencia vascular (tercer trastorno cerebral más común que suele afectar a personas de 60-75 años), como Alzheimer.

Mas información