Divulgación

Ejercicio físico e hipertensión

La mayoría de las personas con hipertensión no muestra ningún síntoma.

                                                                      Fuente: OMS

                                                                                                   Mas  información

El número de hipertensos a nivel mundial se duplica en 40 años.

Fuente: OMS

Mas información

El elevado consumo de sodio (> 2 gramos/día, equivalente a 5 gramos de sal por día) y la absorción insuficiente de potasio (menos de 3,5 gramos por día) contribuyen a la hipertensión arterial y aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Fuente: OMS

Mas información

Las personas con buena salud cardiovascular tienen menor riesgo de sufrir ictus y demencia.

                                                                 Fuente: Sociedad Española de la  Hipertensión.2017

                                                                                                   Mas información

Los médicos de familia apuestan por la prescripción del ejercicio físico como “una verdadera polipíldora en la prevención del riesgo cardiovascular, algunas de las enfermedades metabólicas y hasta 26 destacadas patologías”, mientras que la inactividad “causa enfermedades crónicas y un entorno obesogénico que constituye un importante problema de salud pública”.

Más información

En España la hipertensión ocupa el primer puesto entre los 25 problemas de salud más frecuentes en mayores de 65 años, tanto hombres como mujeres, llegando a afectar al 50% de la población en estas edades.

Fuente: 20ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de la Hipertensión. 2016

Más información

 

La hipertensión arterial afecta en España a aproximadamente el 40% de la población, porcentaje que supone una cifra de casi 14 millones de hipertensos.

La práctica regular de ejercicio aeróbico ha demostrado reducir la presión arterial sistólica de 2 a 7 mmHg de promedio y la práctica de ejercicio físico de resistencia de moderada intensidad sin que se asocie a un aumento de peso logra reducir la presión arterial sistólica de 3 a 6 mmHg.

La práctica regular de ejercicio físico aumenta la esperanza de vida activa y disminuye las complicaciones cardiovasculares.

                                                                                       

Fuente: 19ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de la Hipertensión. 2014

Más información

 

Tanto el entrenamiento aeróbico como el de fuerza son seguros y eficaces en la disminución de la mortalidad y morbilidad, en la mejora de algunos signos y síntomas, y en el incremento de la función física en enfermos cardiovasculares.

Fuente: Aramendi, J.F. y Emparanza, J.I. Resumen de las evidencias cientificas de la eficacia del ejercicio físico en las enfermedades cardiovasculares. Rev. Andal. Med. Deporte.2015. pp.115-119

Más información

 

 El 15% de los hipertensos podrían prescindir de fármacos si realizarán ejercicio físico regular


 Fuente:  Sociedad Española de la Hipertensión. 2016. Nota informativa


Más información